VEGETARIANA FELIZ

Hoy cumplí 1 año en que decidí ser vegetariana! Así que buen timing para escribir este post :).

Existen varias razones por las que uno decide ser vegetariana, ya sea por salud, religión, principios éticos o amor a los animales y naturaleza. En mi caso fueron dos, salud y amor a los animales. De hecho, tomé la decisión de dejar el chancho 5 años atras cuando vi a un chanchito bebé entero muerto con una manzana en la boca, listo para el banquete navideño.

Años después llevé un food talk en mi profesorado de Power Yoga con Fred Busch en el que se habló muy claro. “You are what you eat”. Esta frase fue parte de esta conversación, cómo la alimentación afecta nuestra salud y nuestra calidad de vida y ni que decir del impacto en los animales y el medio ambiente (DE TERROR!) La idea ya me rondaba por la cabeza por varios años pero nunca daba el paso.

Nunca fui muy amante de las carnes. Las carnes rojas las odiaba, sufría en las parrilladas y comía pollo o pescado (bien quemadas y aplastados tipo suela) para que mi mamá esté tranquila de que comía algún animal, que estaba nutriéndome y que iba a crecer fuerte y sana (los que me conocen saben que no crecí mucho ¡JA!).

Sabía que no iba a ser fácil y no porque me costara adaptarme a comer de una forma distinta, sino porque sabía que muchos pedirían explicaciones de lo que como y dejo de comer, algunos otros se preocuparían y, especialmente, escoger qué comer requeriría de mayor esfuerzo .

En casa sentí un ambiente de preocupación que llevó a que me haga varias preguntas. ¿Estará bien lo que estoy haciendo? ¿Tendré baja la B12? ¿Necesitaré otra vitamina? Luego vino el comentario de que estaba muy flaca y ojerosa (siempre he sido flaca y ojerosa) y que debía hacerme análisis. Pues yo bien obediente y porque de una cierta forma me empezaba a preocupar, me saqué los famosos análisis. Salieron MUY BIEN. De hecho estaba mejor que toda mi familia. Creo que eso fue necesario para ya no sugestionarme más.

Con mi novio todo perfecto (espero!), las saliditas a almorzar/cenar ya no eran a los restaurantes que normalmente frecuentábamos, sino que él empezó a ver otras opciones vegetarianas deliciosas. Me volví adicta a los bowls vegetarianos de Quinoa, al falafel de Alaturca, a las lentejitas fritas y las opciones vegetarianas de La Verdad de la Milanesa, entre otros platos. Y cuando me junto con mis amigas, el hummus que prepara Lochy da la hora.

La situación se complicaba un tantito cuando el grupo ya no éramos solo mi novio y yo sino amigos, e interferir sin querer en sus elecciones de restaurantes, y digo sin querer porque nunca digo nada pero siento todas sus miradas hacia mi, pero en serio amig@! Si me estás leyendo, me adecuo muy bien a cualquier restaurante ya que ahora casi todos incluyen platos vegetarianos en sus menus y si no, pues al menos una ensaladita me podrán hacer!

IMG_20170223_190452_877
Acaparando la parrilla!

Con este post no intento convertir ni juzgar a nadie, todos pueden comer lo que les parezca pero despues de un año puedo decir que SOY VEGETARIANA, ESTOY BIEN, ME SIENTO BIEN Y SOY FELIZ y que aunque mi acto aislado no vaya a cambiar el mundo, debo actuar como si verdaderamente fuera a ser así.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s